Colores De Optimismo

Colores De Optimismo

Pese al éxito, contratista de New Orleans J.R. Lobo mantiene los pies en tierra firme

Aunque siempre esperanzada y colorida, New Orleans es una ciudad que ha conocido adversidades como ninguna otra. José Ramón Lobo Jr., de 38 años, propietario y gerente de Southern Wolf Construction,LLC, recuerda la reconstrucción que siguió al huracán Katrina como una época muy intensa donde ingresó en serio al mundo de la construcción y la pintura.

Apenas graduado de Economía de la Louisiana State University de Baton Rouge, J.R. Lobo entró a administrar las finanzas de una firma de remodelaciones de New Orleans. En el 2005, con la llegada de Katrina la demanda de trabajo fue tanta que tuvo que pasar de la administración y las finanzas a lidiar con la construcción misma. “El trabajo se había duplicado y hasta triplicado. Empecé a aprender y me gustó, vi que se ganaba bien, y desde entonces me concentré en la remodelación y construcción”. Todo dio un giro en el 2014 cuando el dueño de la empresa deseaba jubilarse y cuidar a su esposa que estaba delicada de salud. “Un amigo y yo habíamos creado entretanto una empresa pequeña de renovaciones de casas, pero ahora se me dio la oportunidad de comprar una compañía ya establecida. Lo hicimos y ese mismo año cambiamos el nombre a Southern Wolf Construction, LLC”.

Desde entonces la compañía aumentó sus ventas de forma considerable, pasando de un millón de dólares por año a un promedio de 3 millones, aunque el año pasado llegaron a facturar un récord de siete millones. “Creo que ese éxito viene porque somos de otra generación, con gente más joven, más agresiva”, afirma.

Flexibilidad y fortaleza

Nacido en New Orleans de familia hondureña, J.R. está casado con Nichole Valle, también de descendencia hondureña, y es padre de dos niños, J.R., Lobo Tercero de 14 años y su pequeña Lia Isabela Lobo de 6 años.

Su compañía se concentra en remodelaciones y pintura de complejos multifamiliares de apartamentos, cambio de revestimiento exterior (reemplazar madera por vinilo, por ejemplo), remoción de balcones, ampliaciones, etc. “En el 2015 empezamos con construcción nueva, paneles de yeso, pintura y carpintería interior, y hoy este rubro abarca casi la mitad de nuestros trabajos,” agrega.

La firma tiene una estructura muy flexible, con apenas unas ocho personas en la administración, unos 15 trabajadores casi permanentes que tienen varios años con la empresa, y una serie de subcontratistas que trabajan casi los doce meses de año con la firma, con un total aproximado de 40 personas. “Tenemos de dos a tres subcontratistas dedicados a pintura, dos grupos de carpinteros, dos o tres grupos que trabajan con paneles de yeso, y otros grupos de pintura de interiores.” Lobo considera que su principal trabajo es conocer a la gente con que trabaja, sus aptitudes y debilidades, por cierto, pero también su lado ético. “Mucho de lo que hacemos tiene lugar en apartamentos ocupados y necesitamos gente confiable, personas que sean respetuosas y cuidadosas”, afirma.

La firma tiene trabajo de sobra en el área metropolitana de New Orleans, cubriendo Metairie, Kenner, Harahan e incluso Covington al lado opuesto del Lago Pontchartrain. “Una de las ventajas de trabajar con Sherwin-Williams en New Orleans es que siempre hay una tienda cercana a donde estamos, y nos tienen listo cualquier pedido en 24 horas por más grande que sea. El año pasado tuvimos un proyecto de 264 unidades, otro de 118, uno de 209 y empezamos uno de 68 unidades. Fue un año de gran demanda de trabajo, pero siempre tuvimos los materiales a nuestra disposición”, sostiene.

Ayuda de expertos

De otro lado, el conocimiento y la experiencia de los representantes resultan de gran utilidad. “Cuando es construcción nueva todo es más fácil, con menos probabilidades de error, pero todo cambia en el caso de remodelaciones donde ni los clientes saben qué productos se aplicaron en años previos. Es ahí donde los expertos de Sherwin-Williams examinan y recomiendan productos dependiendo de la situación, que sean compatibles con las capas previas, adecuados para el nivel de humedad, etc. Luego, si surgen problemas, incluso con nuestra aplicación, ellos mismos nos ayudan a corregirlos, siempre con la mejor disposición”.

En cuanto a productos, J.R. Lobo sostiene que Resilience® es lo que más usa en exteriores. Para interiores, en cambio, prefiere ProMar® 400. “No solo nosotros sino la base de nuestros clientes prefiere los productos de Sherwin-Williams”, sostiene. De otro lado, dada la humedad reinante y la amenaza de las termitas, sus proyectos multifamiliares tienen gran demanda de productos de impermeabilización como Sher-Crete®, que se utilizan generalmente en los descansos de las escaleras exteriores de los edificios.

Pese al crecimiento de su empresa, a J.R. Lobo no se le sube el éxito a la cabeza. Al contrario, le trae nuevas preocupaciones. “Lo que me quita el sueño es poder mantenerme ocupado, darle trabajo a toda la gente que depende de nuestra compañía para mantener a sus familias”, dice.

“Yo sé que si uno hace las cosas bien, si tratas a tus clientes con integridad, todo resulta bien. Errores no van a faltar, pero si uno hace las cosas de buena fe la gente lo entiende y no se hace problemas. Por eso a mis muchachos les digo que la humildad es importante, y que siempre hay que ser honesto y tratar bien a las personas”, concluye.


Visite swlatino.com  para obtener más información sobre productos, técnicas de aplicación, descuentos pro y la construcción de su negocio de pintura.